sábado, 24 de mayo de 2014

Harry Styles "Summer Love"

Eran las cuatro de la tarde cuando Perrie entró a mi casa. Me sonrió y le devolví la sonrisa hasta que me dolió la mandíbula. Me revolvió el pelo pelirrojo con una mano y yo se la aparté de un manotazo.
- ¡Ey! - dijo Perrie - ¿Y esa agresión?
- ¿Porque te apetece tocarme el pelo justamente hoy, Perrie? Sabes que esta noche es importante  para mi.
- Estás graciosa cuando te enfadas - dijo ella soltando una carcajada.
Me giré para mirarla. Había sido mi mejor amiga des de que tenía uso de razón. Según mis padres, nos conocimos cuando teníamos cinco años en un parque, aunque yo no me acordaba de ese día.
Ella siempre había sido un gran apoyo. Esa clase de personas en las que puedes confiar. Que sabes que siempre estarán alli para ti. Ese era mi mejor amiga. Perrie Edwards.
Siempre había dicho que nunca tenías que depender demasiado de una persona porque no podías saber que día te iba a fallar. Yo sabía, que si Perrie me fallaba en algún momento, no podría seguir adelante.
- ¿A que hora vendrá a buscarte? - preguntó Perrie al ver que estaba completamente despistada.
- Dijo que estaría aquí a las ocho. ¡Dios Perrie solo quedan cuatro horas! ¿Y si no le gusto?
- No te hubiese vuelto a llamar - contestó ella mirando su teléfono.
- ¿Y si se decepciona porque piensa que en las fotos salgo mejor?
- Siempre has sido muy poco fotogénica, Mandy. Es imposible que salgas más guapa en fotos que en la vida real.
- Vaya gracias, mejor amiga - le dije con clara ironia -. Ahora me pones más nerviosa.
- Si querias a aguien que te animase haber llamado a Niall. Yo te digo la verdad. Va a salir todo bien, Mandy.
- Espero. ¿Crees que estará muy cambiado?
- Teniendo en cuenta que no os veis des del verano, tal vez si. Pero en cuatro meses tampoco se puede cambiar mucho. Pero dime como fue. ¿Te llamó, os encontrásteis, te mandó un mensaje?
Sonreí recordando lo feliz que había sido dos días atrás, cuando el me volvió a llamar después de cuatro meses.


Flashback

Tenía sueño, y el teléfono hacía cinco minutos que no paraba de sonar. La canción de Talk Dirty había empezado a sonar ya como veinte veces hasta que me salí de la cama y fui hacía la cocina, dónde había dejado el teléfono la noche anterior.
¿Que clase de persona llamaba a esta hora? Es decir, para una persona normal esta era una hora normal para levantarse, pero para mi, las once y media era temprano. A demás como mi madre estaba de viaje y mi padre trabajando pues nadie me podía levantar.
Fui hacía la cocina y busqué el teléfono, llevándome una mano a la cabeza. No recordaba en que parte lo había dejado... Vamos Amanda, piensa piensa. ¡Ah si! En la mesa principal. Fui hasta ella y allí estaba mi preciado teléfono, con más de veinte llamadas perdidas de un mismo número. Pero ponía número privado así que mi ilusión se fue a la mierda. No podía rellamar a un número privado y me enfadé. Me había hecho levantarme de... ¡Ah! ¡Está sonando!
- ¿Si? - dije corriendo nada más descolgar. Luego pensé que tal vez había sido demasiado rápida en cogerlo.
- ¿Amanda? Hola, soy Harrry Styles.
Se me cayó el teléfono al suelo pero enseguida me agaché para cogerlo de nuevo,
- ¿Harry Styles? Em... No consigo recordarte - mentí. Y tanto que lo recordaba.
- Soy el nieto de los vecinos de tus abuelos. En el pueblo.
- ¡Ahhh, si! Ya me acuerdo de ti - dije sin parecer una desesperada.
- Oye, lo siento.
- ¿Lo sientes, porque?
- Te dije que te llamaría y no lo hice.
- ¿Lo estás haciendo, no? - dije y escuché su risa al otro lado del teléfono.
- No es lo mismo. Pero me alegro que mantengas tu sentido del humor - dijo y carraspeó -. Entonces, ¿quedamos mañana?
- Claro.
- En el parque que está cerca del London Eye. A la entrada.
- Allí estaré. ¿A las ocho?
- Alli te espero.
Y colgó.

Fin del Flashback


- Que mono - suspiró Perrie.
- No estoy para monerías ahora mismo. ¡Estoy desesperada!
- Nunca te había visto así por un chico con el que, según tu, solo habéis hablado. Dime la verdad, Mandy, ¿pasó algo más ese verano, verdad?
- Bueno, puede que pasase algo una noche en medio de una cita en la playa - contesté evitando su mirada.
- ¡Que fuerte tía! ¡Te acostaste con el Harry y no me lo contaste! - gritó ella -. No sé si reír o llorar - dijo mirando hacía arriba.
- ¡Perrie! Calla y ayuda - grité riendo.



Cinco horas después

Pasaba una una hora de las ocho y Harry no había aparecido. ¿Dónde estaba ese chico? Yo cuatro horas preparándome y el no se digna a venir.
Me  levanté del sofá y me miré al espejo. Tenía un enorme grano en la parte superior de la cabeza, que ni con maquillaje había conseguido taparlo, pero no era fea.
El vestido era de Perrie. El maquillaje de Perrie. Y la rizadora de pelo, también era de Perrie. El pintalabios no, ese era mío. ¡Yuhu!
El teléfono sonó de golpe y corrí a buscarlo hasta que... PUM.
Malditos tacones... Iba a matar a Perrie por dejármelos.
- ¿Si? - dije intentando controlar mi respiración.
- Amanda Williams - dijo una voz que no reconocía.
- Si, soy yo. ¿Ha ocurrido algo?
- El señor Harold Styles ha tenido un accidente de coche. La llamamos a usted porque era la última en sus últimas llamadas. ¿Es familiar del señor?
- Y-yo, n-no.
- Le estaríamos agradecidos si avisara a algún familiar.
- C-claro pero, ¿d-dónde esta? - pregunté sitiendo como me quedaba sin aire.
- Hospital Tres Torres - dijo y colgó.
Lo primero que pensé al colgar es que el hombre había sido un verdadero borde. Luego pensé en Harry y en que tal vez esa era la última vez que lo veía.



Veinte años más tarde

- Mamá, ¿quien es Harry Styles?
Hacía quince años que nadie pronunciaba ese nombre, y al escucharlo de la boca de mi hija, dejé de cortar las verduras de golpe. Sentí que me quedaba sin respiración, y que era incapaz de hablar, como pasó el día que me llamaron diciéndome que Harry había tenido un accidente.
- ¿Como dices? - pregunté secándome las manos.
- Era un mensaje de la tía Perrie. Ponía que hoy Zayn y ella iban al cementerio a ponerle rosas a Harry. Le contesté, que Harry, y me dijo "Harry Styles, estúpida. No bromees con eso."
- Primero - dije intentando parecer calmada -. Nunca. Jamás. Vuelvas a cojer el teléfono. Soy tu madre, no tu amiga a la que le cotilleas el móvil, ¿entendido? Segundo, no es tu problema.
- Bueno, tal vez papá me conteste - dijo saliendo de la cocina.
- ¡Jamie! - le grité -. Ven aquí.
Mi hija, quien por cierto era mi viva imagen cuando tenía quince años, se giró con una sonrisa victoriosa y me miró. También había sacado mi carácter. Era calculadora y le encantaba meter en líos a la gente. Era experta sonsacando cosas.
- Siéntate.
- Escucho mamá.
Le explique todo lo que pasamos Harry y yo, omitiendo detalles que estaba segura de que ella se imaginaba. Tenía quince años, no tres.
- ¿Y que pasó en el hospital? - dijo con los ojos vidriosos. Se había emocionado.


Flashback

- ¡Perrie, Zayn! ¿Y Harry? - pregunté cuando llegué corriendo al hospital.
- Mandy... - dijo ella llorando y abrazándome.
- ¡No...! No por favor - susurré.
- Está dentro. En coma. Puede que te oiga - me dijo Zayn.
Asentí y entré a dentro. Y allí estaba él. En una camilla, con una bata de hospital y con un mascarilla dándole el oxigeno que no tenía. Me senté a su lado y cogí su mano. Sentía la máquina que marcaba los latidos de su corazón de fondo. Iba despacio. Muy despacio.
- Hola Harry, ahora veo porque has llegado tarde a nuestra cita eh - dije tratando de ponerle un poco de humor a la situación pero no pude aguantar mucho -. Por favor Harry, necesito que te despiertes. Tu sabes lo feliz que me puse cuando me llamaste. Me debes una cita, no puedes dejarme sin ella. Llevo des del verano esperando ese mensaje tuyo, y cuando lo tengo decides que es hora de quedarte así. No, Harry, no. Necesito que me despiertes cada mañana con un beso tuyo. Necesito que me mandes un mensaje de buenas noches, princesa. Que me lleves el desayuno a la cama después de haber hecho el amor por las noches. Quiero poder contarte todo lo que me pasa y que tu estés allí para esucharme. Necesito que me hagas la comida cada día, cada noche y que veamos los partidos de los Lakers en la tele. Que me abraces cuando me de miedo una película y que te rías conmigo cuando veamos los programas de la 5. Necesito que despiertes Harry. Quiero decirte todo lo que no fui capaz de decirte en verano - dije llorando.
Y entonces, puedo jurarlo por quien sea, que lo sentí. Sentí como su mano apretaba débilmente la mía y volvía a su estado anterior. Esperaba que esto fuese como en las películas o los libros, dónde después de decirle todo lo que sientes, el chico se despierta. Pero no. Esta vez no.

Flashback



- Después de cuatro años en coma, Harry pensó que había vivido lo suficiente y murió en el hospital. Hoy hace veinte años de esto.
- Pero no lo entiendo mamá - dijo llorando como una madalena -. ¿Porque llegó tarde?
- Me estaba comprando unas flores. Margaritas - especifiqué -. ¿Sabes el cuadro que hay en la entrada?
- ¿Esas flores que parecen aplastadas por un todoterreno?  - preguntó Jamie.
- Esas son las flores que Harry me había comprado. Estaban en el coche cuando hubo el accidente. Pedí que las secaran y las emmarcamos en ese cuadro.
- Dios mamá. Yo quiero una historia como la tuya.
- No Jamie, jamás digas eso. Me costó diez años de psicólogo y mucha fuerza de voluntat para superar la muerte de Harry.
- ¿Y papá?
- Sabes que quiero a tu padre mucho, pero a Harry lo amaba. Y nadie ha podido igualarlo jamás, mi amor.
- Dónde quiera que esté Harry, estoy segura de que estará muy orgulloso de ti, mamá - dijo Jamie abrazándome y saliendo de la cocina.
- Yo también lo creo - susurré cuando ya se había ido.







Hola chicas!

Enserio soy horrible, la peor persona del mundo. ¡2 meses sin subir! Que alguien me mate enserio.
Bueno, este no es mi mejor One Shot ni de lejos, a demás Harry no sale como personaje personaje. Lo siento si a alguien no le guste, a mi personalmente, me gustan más otros pero bueno, he intentado hacer un bueno One Shot.
El próximo no tardará tanto porque ya tengo la idea así que no tendréis que esperar tanto.
Muchas gracias a las que comentáis siempre!

Os quiere <3

Marina xx

miércoles, 26 de marzo de 2014

Louis Tomlinson "La carta"

"Hola, Louis.

Después de cuatro años me he decidido por escribir algo para ti. No sé dónde estas, aunque estés dónde estés sé que estarás bien, por eso no me preocupo de ello.

Han pasado cuatro años. El psicólogo dice que está contento con mi progreso y que un buen punto para superar esto es enviarte una carta dónde te diga lo que no te pude decir en su momento.

Nunca se me han dado bien las palabras, lo sabes mejor que nadie, pero he decidido hacer este esfuerzo por ti. No puedo estar lo que me queda de vida encerrada en una burbuja. Necesito salir de ella para poder ayudar a la gente que me quiere. Y Allie me quiere.

¿Te acuerdas el día que te marchaste? Tenías veinticinco años si no me equivoco. Estaba de dos meses de embarazo. Te lo iba a decir tres semanas después de tu marcha, era nuestro aniversario. Pero no pude llegar a él así que no pude decirte nunca que estaba esperando a un bebé. Le he explicado a Allie nuestra historia. Tiene cuatro años pero es bastante lista, aunque no para de decirme que quiere un papá. Que toda la gente en su clase lo tiene. He intentando cumplir todo lo que Allie me ha pedido, pero esto ha sido lo primero a lo que le he tenido que decir que no. No puedo seguir adelante. Sigo estancada, como el primer día.

He estado hablando con tu madre. Me ha ayudado mucho a superarte. Ella no lo ha hecho. Quiero decir, no llora cuando te recuerda. No recuerda los momentos tristes, recuerda los felices y eso la hace sonreír.

Lottie y Felicity están destrozadas. No lo superan aunque intentan hacerlo. Aunque tienen dos novios que las ayudan a seguir a delante. Tranquilo, yo les hice el test a ambos y lo superaron. Es lo que tu hubieses hecho.
¿Las gemelas? Bueno, Daisy y Phoebe siguen adelante. Te echan mucho de menos, pero son pequeñas y tienen muchas cosas en la cabeza. El otro día Phoebe me dijo textualmente "Hecho de menos a Louis, pero recordar las cosas malas no va ha hacer que vuelva.". Eso me tocó el corazón porque hasta una niña doce años más pequeña está más puesta que yo.

Y no te he contado lo mejor. Tu madre se volvió a enamorar de un hombre llamado Daniel Deakin y ahora han tenido dos hijos. ¡Un niño y una niña! Por fin un chico en la familia. Sé que siempre habías querido un hermano porque decías que estabas rodeado de mujeres, pero ahora... Pero no te preocupes. Sé que Johanna y Daniel les hablarán mucho de ti. Te querían mucho.

Y hablando de querer. Los chicos dejaron la banda en el mismo momemto en el que te fuiste. Decían que One Direction sin Louis Tomlinson no era lo mismo. Niall dijo que era como una pizza sin queso. Él siempre pensando en comer. Las Direcioners estuvieron tristes durante muchos años. Hay algunas que aún lloran cuando os recuerdan. Las demás os recuerdan con una sonrisa porque fuisteis lo más grande que tuvieron. Piensa que para algunas fuisteis sus ángeles que las ayudastéis a no acabar mal.

Y yo, yo Louis no se que decirte. Es decir tu lo sabías todo sobre mi. Yo lo sabía todo sobre ti. No habían secretos, ¿sabías? Sabías hasta mi marca de ropa interior. Creo que lo voy superando aunque si ves esta carta puedes ver que hay alguna que otra lágrima. Pero después de esto no voy a llorar más. Tengo una familia de la que ocuparme. Tengo una vida que vivir. Fuiste muy importante en mi vida y quiero que sepas que siempre serás la persona que más amaré. Pero no puedo estar toda la vida ligada al pasado porque Allie necesita un padre y necesita comer e ir al colegio. Ella dice que le hubiese gustado conocerte aunque dice que estás con Dios y eso la reconforta.

Quiero que recuerdes que por mucha gente con la que este. TU y solo TU serás a la persona a la que ame. A los demás los podré querer pero a ninguno lo podré amar como te ame a ti. 

Te amé, te amo y te amaré Louis William Tomlinson.

                           Con mucho amor.
                              
                               Hannah Jones"


_____________________________________

Espero que os haya gustado este One Shot. Es muy diferente a todos los que he escrito pero quería algo diferente y que impactara.
Siento mucho haber tardado tanto en subir, he estado de examenes finales pero ahora he vuelto con algunas historias nuevas.

Gracias!!

Marina xx

domingo, 5 de enero de 2014

Harry Styles "¿Preparada? Parte 2"

Vi a Harry durmiendo con una sonrisa, y no pude evitar sonreír yo también. No lo merecía. El era demasiado bueno conmigo y yo solo hacía que quejarme, vomitar, tener nauseas y pegarle muy a menudo.
Pero bueno, era el precio a pagar por estar embarazada, ¿no?
Hace nueve meses, cuando Harry descubrió que se me había olvidado la píldora, me demostró mucho. Otro chico me hubiese dejado y se hubiese olvidado del bebé. Hazza se quedó conmigo y me aguantó.
¿La prensa? Lo descubrió todo a los dos meses de que se lo dijese a Harry. ¿Las Directioners? Mejor no hablar de eso. Me hecharon un montón de odio, pero a partir de allí, también habían chicas que apoyaron nuestra relación y nuestro bebé a los cuatro y cinco meses que saliese la noticía a la luz. ¿Mis padres? Me apoyaron, cosa que me sorprendió bastante, ya que no todos los padres aceptan que su hija sea madre a los dieciséis años.
- Harry - dije despertándolo -. Cariño, despierta - empezé a llorar.
Se me había olvidado hablar sobre mis ataques de bipolaridad. Cosa a la que Harry se había acostumbrado después de tanto tiempo.
- Mmmm, ¿tiene que ser ahora amor? Tengo mucho sueño.
- ¿Seré una buena madre? - pregunté.
Harry se giró de nuevo dándo un suspiro pesado. Lo sé, soy insoportable, pero son las hormonas, no puedo controlarme. 
- Ya hemos hablado de esto, Amber, serás la mejor madre del mundo. Y ella estará muy orgulloso de tener una madre como tu.
- Pero, ¿y si no puedo darle lo que necesita?
Después de decir esa frase, empezé a notar la cama mojada, muy mojada. Mierda, no podía ser. No estaba preparada.
- Harry, no te alarmes, ¿vale?
- Ajá... - dijo él volviendose a dormir.
- Cariño, Darcy ya viene - contesté levántandome.
- ¡¿Como?! - gritó nervioso mirando hacía todos lados.
Le pedí a Harry que se tranquilizase tal y como nos habían enseñado en las clases de pre-parto a las que asistíamos todos los sábados. Ser una madre primeriza no era fácil. Auch, primera contracción. 
- Haber, las aguas son limpias, lo que significa que no hay peligro de que la niña tenga algún problema. Ahora tenemos que calcular.
- ¿El que? No me acuerdo de nada - dijo Harry nervioso.
- Tenemos que esperar para ir al hospital. Si tengo contraciones cada cinco minutos durante una hora entera tenemos que ir al médico.
Esperamos una hora, y como me temía, mis contraciones eran cada cinco minutos así que le pedí a Harry que fuese a buscar el coche.
- Llamaré a Louis.
Louis vivía en la casa de al lado, había sido nuestro padrino en la boda y era el mejor amigo de Harry. Vino corriendo y encendió el coche.
- Haber, Amber, tienes que estar tranquila.
- ¡No quiero estar tranquila! - le grité. 
Oí como Harry soltó una risita por mi reacción y le cogí del pelo.
- No te rías de mi.
Otra contracción. Mucho más dolorosa.
Louis arrancó y yo no podía pensar en nada.
Solo en el dolor que me causaba esto con quince años. Tal vez tenía que haberme replanteado mejor el aborto cuando tuve la oportunidad. No quería a la niña. Me dolía mucho. No estaba preparada para todo esto...

...........

Me levanté con un gran dolor entre mis piernas. Oía a una persona cantar. Esa persona que me había cantado más de una vez cuando lo había necesitado.
- I'm in love with you... And all these little things...
- ¿Hazza?
- Amber - se giró él -. Estás bien.
- ¿Ella es Darcy? - pregunté.
Harry sonrió y me acercó al bebé. No podía verlo. Tenía una manta rosita que le cubría toda la cabeza. Hazza me dió al bebé y fue entonces cuando pude verle la cara. La tenía blanquita, con una peca en la mejilla derecha. Gracias a dios, había heredado los ojos de Harry. Era la bebé perfecta.
- Darcy Marie Styles Test. ¿Que te parece? - preguntó Harry sonriendo.
- Me encanta - dije besándolo.
- Voy a llamar a un médico para decir que te has levantado.
- Gracias por todo, cariño. Sé que han sido unos nueve meses muy difíciles para ti. Aguantarme no es fácil.
- No me des las gracias aún, ángel. Van ha haber más veces - sonrió.

...........

- ¡Darcy! ¡No corras por allí! ¡Logan estate quieto! ¡Josh, deja ese cubo de pintura! - gritaba estresada.
- Cariño, no te estreses.
- ¡No me estreso Harry, no me estreso! - mentí -. Haber. Louis, dile a tu hijo que no me manche la casa de pintura. Zayn, mejor amigo del alma - dije - ¡Logan me va a romper algo como siga corriendo así! Y tu Harry, ¡quieres hacer el favor de decirle a tu hija que se esté quieta!
- Uuu, que mal le está sentando el segundo embarazo - le dijo Zayn a Louis en la oreja.
- Te he oído.
- ¿Que le pasa a mamá? - preguntó Darcy en las manos de Harry.
- Tu madre es un orgro - contestó Louis con una sonrisa acercándose a ella y jugando.
- El tío Louis es divertido - dijo mi hija tapándose la boca con las manitas y riendo.
- ¿En que momento decidí no irme de comprar con Annie y Lily?
- Venga, Amber, nos quieres más a nosotros.
- No hagas que me lo piense mucho - dije riendo.
Me senté en el sofá y miré a mi marido y a mi hija de cuatro años. Josh y Logan, por raro que pareciese se habían quedado dormidos en el sillón, y sabía que Darcy no tardaría mucho en hacerlo. Cada día que recordaba cuando tuve a Darcy no podía evitar sonreír, aunque me perdí todo el parto. Los desmayos, que son muy malos. Ahora sé que hize bien en no abortar. Esa niña era mi vida, y el niño que venía en camino también.
Aparté esos pensamientos de mi mente cuando sentí el sillón mojado de nuevo. A mis veinte años era una chica más madura.
- ¿Harry? - dije llamando su atención.
- Dime cielo - dijo dejando a Darcy en su cuna, ya que había caído rendida.
- Ya viene - contesté sonriendo.
Se giró y empezó a estresarse como lo hizo la primera vez que me puse de parto. Reí y con la ayuda de Louis me levanté. Está vez las aguas no eran de un color transparente así que tenía que ir rápidisimo a hospital.
- ¿Preparada, ángel? - preguntó Harry.
Asentí.

jueves, 2 de enero de 2014

Harry Styles "¿Preparada?

Me levanté de la cama nerviosa y giré sobre mi misma. Vi a Harry durmiendo y sonriendo a mi lado, y por instinto sonreí yo también. Pero mi felicidad acabó rápido porque sentí unas profundas ganas de vomitar. Me levanté corriendo de la cama y corrí al baño. Me incliné sobre la taza del váter y vomité todo lo que había comido la noche anterior. Entonces sentí unas manos en mi pelo y noté como Harry me hizo una coleta para que no me manchase. 
- Ya estoy - murmuré para levantarme.
Harry me soltó el pelo y yo fui a lavarme los dientes para quitarme ese horrible sabor de la boca. A través del espejo vi a Harry mirándome preocupado.
- ¿Cuando pensabas decirme que vomitabas tan seguido?
- No creí que fuese una cosa que valiese la pena comentar.
- ¿Cuanto? - dijo él mirandome.
- ¿Que quieres decir? - pregunté confusa.
- Cuanto tiempo tienes de retraso - explicó.
Me quedé en silencio. No quería decirle la verdad. Estoy segura de que si lo hiciese saldría corriendo.
- Un mes y medio - contesté cuando las lágrimas amenazaron con salir de mis ojos.
- ¡Mierda, Amber! - gritó llevándose las manos al pelo frustrado -. Me dijiste que tomabas la píldora. ¿Se te olvidó algun día, verdad?
- Varios - admití.
- Mierda, mierda, mierda... - decía Harry mientras daba vueltas por la habitación - ¿No te das cuenta de lo que has hecho? Tienes quince años, y yo diecinueve. Ya veo un bonito titular en las revistas. Amber Test, la novia de Harry Styles esta embarazada. Solo te tenías que encargar de tomar la píldora. ¿Tanto costaba? ¿Te das cuenta de que puedes arruinarlo todo por un estúpido error?
- ¡Basta ya! Aún no sabemos ni si existe el niño - dije llorando. Aunque tuviese razón, sus palabras me habían dolido.
- Amber, no estamos preparados para ser padres. Tengo un grupo y tu no has acabado el colegio. ¿Te das cuenta de que podría arruinar nuestras vidas?
- ¡No hables así de esto! Este niño no es un error.
- ¿Asi que estás aceptando que hay niño? - dijo Harry llevandose otra vez las manos en la cabeza - Mierda, tus padres me van a matar.
Y era verdad. Mis padres siempre estuvieron en contra de mi relación con Harry. Decía que era demasiado mayor para mi y que al se famoso me haría mucho daño.
Solté un fuerte suspiro sin saber muy bien donde meterme.
- Haber, tranquilo. Iré a la farmacia y me hare un test de embarazo.
- ¿Y si estás embarazada?
- Creí que habías dicho hace tiempo que querías compartir el resto de tu vida conmigo.
- Y quiero hacerlo pero no tan joven. No puedo dejar el grupo, no quiero. Es mi vida, esos chicos son mi vida, mis hermanos. La alegría de las Directioners, eso no se compara con nada. Quiero formar parte de tu vida y que tu formes parte de la mía, pero me hubiese gustado más tarde, cuando One Direction se hubiese separado.
- Pero no podemos hacer nada si hay niño, porque no pienso abortar - dije y salí de esa estúpida habitación.
Me subí al coche y conducí hacía la farmacia más cercana. Al bajar el coche todo el mundo me miraba, pero era normal, iba en pijama. Pedí el test de embarazo y la mujer me lo dio con una sonrisa algo triste. Mientras pagaba escuché la conversación de unas señoras.
- Pobres chicas, tan jóvenes y embarazadas.
- ¿Pobres porque? Ellas se lo han buscado, ahora que apechugue con lo que le viene.
- Pero se lo irá toda la juventud a la basura. Un niño es mucha responsabilidad.
Dejé de escuchar la estúpida conversación de esas mujeres y volví a subir al coche. Conducí de nuevo hasta la casa de Harry, pero al entrar no había nadie.
Me senté en la taza del váter y seguí las instrucciones al pie de la letra. Mientras esperaba la puerta del baño se abrió.
- Zayn - dije mirándolo.
- Hola fea - dijo sonriendo e intentando evitar su tristeza.
- ¿Te lo ha contado, Zayn? - pregunté levantandome hacía él.
- A todos - dijo.
- ¿Y que piensas?
- Pienso que no es error tuyo, es error de los dos. Bueno, ni siquiera es un error. Sé que Harry va a querer mucha al niño si es que estás embarazada, es solo que en ese momento estaba mucho en shock.
- Zayn no quiero que deje la banda por esta tontería.
- Hay muchos famosos que tienen hijos y no han abandonado sus carreras. Mira Shakira y Piqué por ejemplo. Con un hijo y sigue jugando a fútbol.
- Tengo miedo Zayn - dije sentándome de nuevo y rodeando mis rodillas con mis manos -. Tengo miedo que su carrera se vaya a pique por esta tontería.
- ¿Ya has mirado si estás embarazada?
Negué con la cabeza y cogí el test de embarazo en las manos. Se lo pasé a Zayn sin ni siquiera mirarlo. Mi mejor amigo lo observó por unos segundos y me lo mostró.
- Embarazada... - susurré mientras lloraba, pero no de tristeza sino de felicidad.
- ¿Estás embarazada? - dijo la voz de Harry apareciendo por la puerta. Asentí sin mirarle -. Zayn, ¿puedes dejarnos un minuto?
Mi mejor amigo salió por la puerta y Harry me miró fijamente.
- Lo siento - dijo arrodillándose junto a mi.
- Quiero tener al niño, Harry, y lo tendré contigo o sin ti - le dije -. Entiendo que por tu trabajo te hubiese gustado más no tenerlo, yo no se si estaré preparada para ser madre pero lo quiero intentar y si tu no...
- Por favor Amber, deja de hablar - dijo sonriendo -. Quiero tener al niño. Ya veré como coordino el niño y la banda al mismo tiempo, pero lo conseguiramos, ¿vale?
Asentí y busqué los labios de Harry hasta que los encontré.
- Mañana vamos al médico, ¿te parece?
- Claro, ¿que quieres? ¿Niño o niña? - preguntó.
- Me gustaría una niña, ¿como le pondríamos?
- A mi me gusta el nombre de Darcy - dijo Harry.
- Bueno ya lo miraremos - contesté besándolo de nuevo.
- ¿Seguro que estás preparada?
- Nací preparada.

lunes, 23 de diciembre de 2013

Niall Horan "El chico nuevo"

El director dijo Nelly Willson por el altavoz. Funcí el ceño des del asiento de la clase de geografía y el profesor me dio permiso para salir hacía el despacho del director. Me retoqué en uno de los espejos del pasillo antes de entrar. Tenía la mala costumbre que cada vez que veía un espejo tenía que mirarme en el.
Me sonreí a mi misma al mirarme al espejo y llamé a la puerta del director Parker.
- Pase señorita Willson - respondió una voz grave.
Obedecí y entre en el despacho en el que había entrado millones de veces. Era una buena estudiante por lo que siempre me llamaban para dar clases de recuperación.
- ¿Me llamaba para algo en especial, director Parker?
Cuando me fijé en el director me dí cuenta de que había un chico de espaldas. Y que espalda. Era rubio con el pelo corto y peinado hacía arriba con un bonito tupé.
El chico se giró y se me cortó la respiración por unos segundos. Tenía unos ojos azules que me hacían recordar a los de mi abuelo por lo que me quedé embelesada. Su piel era pálida y tenía unas pecas por la cara. Sus labios eran finos y rosados.
- Hola - saludó levantando las cornisuras de los labios y mostrando unos dientes con braquets.
- Nelly, te presento a Niall Horan. Ha venido hoy des de Irlanda.
- Encantada - le dije sonriendo de vuelta -. Pero señor, no entiendo que hago aquí.
- Nelly, me gustaría que le diese clases al señor Horan y si puede ser que le enseñe las instalaciones del colegio.
- Pero director, ahora estamos en examenes finales y... - intenté decir, pero me cortó.
- Quiero avisarle, que al ser el último año aquí no le vendrían mal algunos creditos extras. Le vendrían bien para entrar en una buena Universidad. A demás, no es la primera vez que hace de tutora de algun alumno de esta institución.
- ¿Que es exactamente lo que tengo que hacer? - pregunté.



- Y finalmente este es el gimnasio.
Finalicé el recorrido y me giré para verlo. Era increiblemente guapo, pero yo tenía novio y no podía fijarme en ese tipo de cosas. Louis Tomlinson, mi novio y mi mejor amigo. Llevabamos saliendo dos años y tres meses. Fue mi madre la que me obligó a salir con él, y su madre también lo obligó a él. Nosotros dos nunca hemos querido ser más que mejores amigos, pero por la presión de ambos padres nos vimos obligados.
- Bonito instituto - se limitó a responder con una sonrisa.
- Precioso - dije con ironía -. ¿A que hora te va bien para estudiar?
- Cualquier día - dijo él -. Necesito repaso de matemáticas.
- Bien, ven a esta direción en una hora - dije dándole un papel.
- Claro.
Asentí y me fui de allí para ir a buscar a Louis a la salida del colegio. Éramos vecinos des de los cinco años y siempre nos ibamos juntos al colegio.
- ¡Lou! - dije y salté encima de él rodeando su cadera con mis piernas.
- Pequeña - dijo el cogiéndome de los muslos - ¿Como ha ido el día? No te he visto en clase.
- El director me ha llamado en medio de la clase de geografía. Hay un chico nuevo y tengo que darle clases de recuperación.
- Algo he oído. Me han dicho que es irlandés. Muchas chicas ya babean por él.
- Es guapo, pero para mi siempre serás el mejor - dije cogiéndole de la cara y dándole un beso en la mejilla a mi mejor amigo.
- Me encantas - dijo abrazándome.
Ambos sabíamos que ninguno de los dos sentíamos nada el uno por el otro, pero por nuestras madres teníamos que seguir juntos. Nuestras familias eran muy importantes, así que nuestros familiares querían juntar ambos negocios, y una buena manera de hacerlo era juntando a los hijos.
Llegamos a casa después de diez minutos en el coche con Louis. Me contó que había conocido a una chica y que le había gustado. Habían quedado un par de veces, y que ella esperaba que Louis diese el siguiente paso, pero que no podía hacerlo.
- De verdad que lo siento, Lou - dije abrazándolo.
- No importa fea - contestó burlón.
- ¿Con que soy fea?
- Eres preciosa, pequeña. Lo sabes - dijo mirándome - Nos vemos esta noche.
- ¿Vienes a cenar? - pregunté confusa.
- Tu madre y la mía han quedado. Dicen que tienen algo importante que decirnos.
- ¿Porque es me huele a que va a acabar mal?
- Va a acabar mal - respondió Louis -. Hasta esta noche, pequeña.
- Adiós Lou - dije besándolo en la mejilla y metiéndome en casa.
Busqué a mi madre por los tres pisos que tenía mi casa y no la encontré, por lo que me esperé a que Niall viniese y me puse a ver la televisión.
Después de treinta minutos el timbre sonó y me levanté para irle a abrir a Niall. Estaba sonriendo detrás de la puerta, y le sonreí de vuelta.
- Hola, Nelly - dijo Niall dándome dos besos en las mejillas.
- Hola - contesté -. Pasa por favor. Sientate en el sofá.
Niall asintió y nos pusimos a estudiar un poco de matemáticas. Le costaba bastante, porque en Irlanda había un nivel un poco inferior. Niall me dio su número. Me cayó mucho más bien de lo que pensaba y cada vez me gustaba más.
Después de dos horas estudiando acabamos, y mi madre apareció por la puerta, seguida de la señora Tomlinson, Johannah Tomlinson, y de Louis.
- Hola mamá - dije levantándome nerviosa del sofá y observé como miraba muy mal a Niall.
- Fuera - le dijo a Niall.
El rubio se sorprendió, pero al ver mi cara y la de mi madre cogió rápido sus cosas y se marchó de nuestra casa.
- ¿Tenías que ser así, mamá? - pregunté enfadada.
- Tenemos que hablar - dijeron Johannah y mi madre a la vez.
- ¿Que ocurre? - preguntó Louis vinendo hacía mi y cogiéndome la mano.
- Tenemos una buena noticia - dijo la madre de Louis.
- ¿Podemos parar de fingir? - preguntó Louis abrazándome - ¿Podemos volver a ser solo amigos?
- Claro que no - respondió mi madre.
- ¿Entonces...? ¿Que es entonces? - pregunté con miedo.
- ¡Os vais a casar! - dijeron sonrientes y aplaudiendo con las manos.
- ¡¿Como?! - gritamos Louis y yo.
- ¿No os gusta la sorpresa?
- ¡Tengo dieciséis años, no puedes obligar a casarme con nadie!
- Claro que puedo. Si os juntáis las dos familias se juntaran.
- ¡Mamá tengo diecisiete! ¿Porque me haces esto? ¡Y encima con mi mejor amiga! - gritó Louis.
- No hay nada más que hablar.
No me acordaba mucho de ese momento, lo único que recordé es que empecé a gritar y subí corriendo a mi habitación. No sabía que hacer en ese momento, lo único que recuerdó es que llamé a Niall y me desahogé con él durante tres horas.



*Seis años después*

Hoy hacía un mes y medio que mi madre había muerto de cáncer. Se le detectó cuando yo tenía diecisiete años, poco después de casarme con mi mejor amigo. Justo ayer firmamos el divorcio con Louis. Decidimos quedar como mejores amigos, lo que siempre habíamos sido.
Él ahora esta comprometido con la chica de la cual estaba enamorado cuando tenía diecisiete años y yo nunca he dejado de hablar con Niall en ningun momento.
Hemos tenido nuestros encuentros, igual que Louis los había tenido con Lily, su prometida. Cada día que pasaba estaba más enamorada de Niall, y por fin después de seis años pude estar con él.
- No me puedo creer que haya tenido que pasar todo lo que ha pasado para estar juntos - dije mientras una lágrima de tristeza recoría mi mejilla.
Aunque mi madre me hiciese muchas cosas malas, seguía siendo mi madre y la amaba mucho.
- Estoy contigo, Louis está contigo, todos estamos contigo - dijo Niall besándome y poniendo mi cabeza en su regazo -. El bebé está contigo.
- No se si estoy preparada para ser madre. Es mucha responsabilidad. ¿Y si no le doy lo que necesita? - dije preocupada y mi futuro marido hizo una cara de sorpresa fingida pero muy graciosa.
- Serás la mejor madre del mundo y yo siempre estaré a tu lado para asegurarme que siempre sea así.
- Te amo - le dije mirándolo a los ojos -. No me dejes nunca, porque no podría soportar que alguien más me abandonara.
- Nunca te voy a dejar pequeña.
- ¿Recuerdas el día en que nos conocimos?
- ¿Como olvidarlo? - preguntó con una sonrisa - Yo fui el chico nuevo.

 _____________________

Hola!! Os traigo un nuevo One Shot por el cumple de nuestro BooBear. Bueno es mañana, pero mañana no podré subir así que lo subo hoy. 22 añitos hará... como crecen.
Hay algo que me gustaría comentar... En el blog hay 25 seguidores, y nadie comenta. Bueno, comentan dos o tres personas a veces. Me preguntáis si seguiré escribiendo. Si, seguiré escribiendo, pero en función de los comentarios también. Si yo veo que hay gente que lee las historias escribiré más a menudo porque tendré más motivación pero si siento que escribo para fantasmas y para unas cuentas fieles lectoras pues eso te pone un poco triste...

Bueno no me enrollo más, mañana a felicitar todos a Louis!


domingo, 10 de noviembre de 2013

Harry Styles "La fotógrafa" Parte 2/2

Después de lo que dijo Harry algo en mi se removió por completo. ¿Estaba enamorado de mi? Pero, ¿de que servía eso si no quería verme ni en pintura? La mejor opción que se me ocurrió fue ir a hablar con Louis. Es el más cercano a Harry des de que empezaron The X Factor. Hasta las fans han llegado a crear un romance entre ellos: Larry Stylson. Yo personalmente no me lo creo ya que Lou es feliz con Eleanor, aunque si existiese no me importaria demasiado. Me he convertido en una gran fan de ellos.
- Lou, ¿tienes un momento? - pregunté cuando lo encontré en uno de los sillones.
- Luego hablamos Ele - dijo sonriendo por el teléfono y colgó - Dime que problema tienes pequeña zanahoria.
- Es Harry - dije yo y Louis sonrió.
- Ya creí que nunca vendrías a hablarme de él. ¿Que ocurre?
- Sabes perfectamente lo que ocurre. Me odia. Y no le he hecho nada - dije mientras mis ojos empezaban a aguarse.
- Ajá, necesitas al doctor Louis al rescate.
- Lou - dije después de un tiempo de pensar - La última vez que hablé con Harry él estaba hablando por teléfono con alguien. Se veía enfadado y triste.
- ¿De que hablaba?
Comencé a recordar y mi mente fue a dos años atrás.

-¿Y Hary?
- Ha ido a su camerino. Le ha sonado el teléfono y se ha ido corriendo - explicó si no me equivocaba Zayn.
- ¿Porque no vais a buscarlo?
- Porque cuando Harry se enfada da miedito - confesó el rubio.
- Pues tendré que ir yo.
Camine hacía el camerino de los chicos cuando oí la voz potente del rulitos gritar.
- ¡No te atravas a hablarme nunca jamás! ¡¿Como pudiste ahcer eso?! - gritaba él. Paró de gritar por lo que supuse que la otra persona estaba hablando - ¡Ojalá NUNCA hubieses aparecido en nuestras vidas!
Cortó la llamada. Lo sé porque escuché un llanto, así que abrí poco a poco la puerta. Levantó la mirada cuando me oyó y me partió el alma verlo llorar.
- Harry - dije acercándome a él - ¿estas bien?
- Estoy bien - dijo secándose las lágrimas - Vamos ha hacer la sesión de fotos. No tengo todo el tiempo.

- Megg creo que no soy la persona más indicada para hablar de eso.
- Louis, por favor. Necesito saberlo.
- Preguntaselo a él. Estoy seguro que hoy te lo dirá.
Funcí el ceño, pero hice caso a lo que mi amigo zanahoria me decía. Busqué a Harry por todos sitios hasta que lo encontré en la terraza que daba al interior. Si estuviese en la exterior todas las Directioners estarían gritando como locas.
- Harry, ¿podemos hablar?
- No dijo seco - No puedo mirarte a la cara después de todo lo que he hecho.
En ese momento el móvil de Harry empezó a sonar. Lo cogió sin muchas ganar y respondió de muy mala leche. Como siempre.
- ¿Que?
- Si no me vas a poder mirar a la cara, tendrá que ser por teléfono - digo des de la otra linea.
Noté como la expresión de Harry se suavizó y empezó a contar una historia.
- Fue cuando tenía siete años. Mi madre era una alcohólica y engañaba a mi padre cada día con uno diferente. Él lo sabía, pero estaba tan enamorado de mi madre que le daba igual. Un día mi madre vino borracha a casa. Estabamos mi padre y yo viendo una pelicula en el sofá. Cuando al vimos entrar, mi padre pulsó un botón que había al lado nuestro. Estaba conectado directamente con la policía, así que si teníamos algún problema solo teníamos que apretarlo y ellos vendrían. Mi madre llevaba una arma y intentó matarme, pero mi padre se puso en medio y murió él. Entonces vino al policia y pusieron a mi madre en la cárcel.
- Harry... - digo llorando a moco tendido - No sabía esta parte de ti. Perdón por si he sido muy egoista estos dos ultimos años.

- El egoista he sido yo. No he sabido ver lo que tenía delante. Solo que no quiero que me pase lo de mi padre. Aunque ya lo estoy superando.
- Siempre me tendras a tu lado - digo colgando el teléfono y hablandole directamente a él.
- Siento no poder corresponderte ahora. Estoy muy liado con One Direction, intento superar lo de mi madre y no quiero que las Directioners te odien.
- No me importa el odio que me tengan. Se que ellas solo quieren lo mejor para vosotros por eso son así. Pero si algún día estamos juntos tendrán que acabar aceptándolo. Y lo harán. Son las mejores. Siempre lo aceptan.
- No sé cuando voy a superar lo de mamá. Estoy seguro de que no necesitaré mucho tiempo más. Han pasado doce años. Es solo que aún duele.
- Te entiendo, y quiero que sepas que no tengas prisa. No me iré.
- No  quiero que te sientas ligada a mi. Tienes que conocer a otros chicos. Chicos mejores.
- ¿No entiendes que llevo dos años enamorada de ti? He intentado conocer a otros chicos pero siempre los he rechazado porque cuando hablaba con ellos me aparecía tu cara delante. Te quiero a ti.
- ¿Me esperarás? - dijo dejando de llorar y sonriéndome.
- Toda la vida si hace falta.

domingo, 20 de octubre de 2013

Harry Styles "La fotógrafa" Parte 1/2

- Papá no quiero hacerlo - dije sentándome en la cama y cruzándome de brazos - Es tu trabajo no el mío.
- Megan no puedo hacer nada. No quieres estudiar, vale. No estudies. Pero tienes que trabajar. Y si no eres tu la que se busca el trabajo te lo buscaré yo.
- No voy a ir.
- ¿Tu quieres seguir recibiendo tu paga? - asentí - Pues te quiero de aquí una hora en las empresas Cowell. No faltes. Que yo sea el jefe no quiere decir que te puedas tomar todos los lujos que tu quieras.
- Vale - dije secamente.
Mi padre, Simon Cowell, salió por la puerta, y yo me dirigí a mi armario para buscar algo que ponerme. Siempre había sido buena en la fotografía, por eso mi padre me había pedido que trabajase para él y para su estúpido grupo de música One Direction durante todo el año. En un principio me negué rotundamente, pero después de pensar y pensar, me dí cuenta de que no podía competir contra mi padre para que no me obligase.
Escogí algo senzillo que ponerme, cogí mi cámara y me dirigí a las mundialmente famosas empresas de mi padre.
Empresas Cowell
¿Orignial, verdad?
Sin despedirme de nadie y con el móvil cargado al 100% me dirigí hacía las empresas de mi padre, andando. Mi relación con mi padre nunca había sido la mejor, ya que cuando yo nací mi madre murió en el parto. Estaba segura de que mi padre me culpaba por eso todos los días de nuestra vida.
Llegué a la empresa de mi padre antes de tiempo, y sin pedirle ayuda a nadie caminé hasta la sala de fotografía. Mi padre me había dejado allí una cámara con la que trabajar, pero yo prefería la mía.
Se escucharon unas risas de fondo, pero ni me giré. Tampoco quería estar aquí, así que no quería ser amable con nadie.
- ¿Y cuando pusimos el cubo de agua encima de la puerta y cuando Paul la abrió se le calló encima y...? - decía una voz demasiado ronca y sexy que hizo que me girase para encontrarme a un chico de rulos junto con otros cuatro más - ¿Quien eres?
- ¿Quien eres tu?
- Yo he preguntado primero - dijo el chico de los rulos.
- Y yo segunda, ¿eso que tiene que ver? - le dije volviendo a mi labor.
- Soy Harry. Harry Styles. Y tu por lo que veo, una suertuda por trabajar aquí.

- Cariño, no sabes lo que estás diciendo. Me llamo Megan. Megan Cowell. La hija menor de vuestro jefe.
La cara de los cinco sexis chicos fue un gran poema para mi, pero la que más gracia me hizo fue la del chico de rulos. Sonreí, y continué limpiando mi camara.
Cuando me giré para empezar ví que todos se habían quedado impresionados porque fuese la hija de Simon Cowell. La verdad es que mi padre y yo no nos parecíamos en nada. Yo era la viva imagen de mi madre. Al menos, había podido comprobar eso de las fotos.
- ¿Y bien? ¿Empezamos? - dije sacándolos de tu trance.
- C-claro - dice uno de pelo y piel más oscura - Soy Zayn Malik, y estos son Louis Tomlinson - dijo señalando a un chico de ojos azules y pelo castaño - Liam Payne - me presentó a un chico de pelo castaño y ojos marrones - Y el último es nuestro irandés, Niall Horan- El tal Niall era rubio con unos ojos azules que me dejaron un poco en shock - Y a Harry Styles ya lo conoces.
- Entcantada de conoceros - dije. Empezemos.
- ¿No hay más gente?
- Me gusta trabajar sola. No necesito ayuda de nadie.

Megg, nos ha fallado la modelo. Quiero que te pongas tú con los chicos. Tienes que salir con uno en cada foto y una con los cinco. Luego a ellos les haces unas doce a todos juntos y una por separado a cada uno. ¿Entendido? Usa el temporizador de la cámara, y si ves que no puedes te envio ayuda. Tienes ropa en tu camerino. Es la que quiero que uses para la sesión. No lo estropees.

- Mierda - dije y empecé a teclear.

No necesito tu estúpida ayuda.

Dije que lo haría y lo haré. Les dije a los chicos que esperaran un momento y fuí al camerino a buscar la ropa. Y no la encontré. Es decir, la encontré pero no me iba a poner eso. Más que una camiseta era un mini trozo de tela. ¡Se lo tiene muy creido mi padre si cree que voy a salir en una revista con eso puesto! ¡JÁ!
- Haber chicos, hay cambio de planes - dije llegando hacía ellos.
Les expliqué a los cinco guapos chicos el inconveniente que había, y creo que se alegraron que la otra modelo no tuviese que venir. Según lo que me dijo Niall, era una guarra de cuidado.
- Bien, iros preparando.
Ví como los chicos empezaron a jugar en la alfobra y a tirarse unos cojines que había en el suelo. Solo pude hacer que sonreír.
Les hize una foto que quedó bastante graciosa, y hize unos últimos retoques a mi cámara.
Cuando me dí la vuelta solo encontré a cuatro de ellos.
- ¿Y Harry?
- Ha ido a su camerino. Le ha sonado el teléfono y se ha ido corriendo - explicó si no me equivocaba Zayn.
- ¿Porque no vais a buscarlo?
- Porque cuando Harry se enfada da miedito - confesó el rubio.
- Pues tendré que ir yo.
Camine hacía el camerino de los chicos cuando oí la voz potente del rulitos gritar.
- ¡No te atrevas a hablarme nunca jamás! ¡¿Como pudiste hacer eso?! - gritaba él. Paró de gritar, por lo que supuse que la otra persona estaba hablando - ¡Ojala NUNCA hubieses aparecido en nuestras vidas!
Cortó la llamada. Lo sé porque escuché un llanto, así que abrí poco a poco la puerta.
Levantó la mirada cuando me oyó, y me partió el alma verlo llorar.
- Harry - dije acercandome a el - ¿Estás bien?
- Estoy bien - dijo secándose las lágrimas - Vamos ha hacer la sesión de fotos. No tengo todo el tiempo.


Dos años despues...

Pasaron dos años des de ese incidente con Harry. Mi padre me contrató permanentemente a petición de los chicos. Se habían vuelto necesarios en mi vida. Excepto Harry. Cada día que pasaba, él me ignoraba más que el anterior, y yo a mi cada vez se me partía más el corazón. Me pregunto como se puede amar a alquien que te ignora.
- Ya estoy cansada de tantas tonterías. ¡¿Que coño te pasa?! - le grité un día cuando todos se habían marchado.
- Nada - me contestó. Seco. Como siempre.
- ¿No podemos tener una relación normal? ¡Nos conocemos des de hace dos años y nunca has tenido el valor de decirme nada! ¡¿Tanto me odias?!
- ¡No te odio vale! ¡Solo que llevo año y medio enamorado de ti! ¿Pero sabes que? Que Harry Styles no se enamora, y tu no vas a ser la primera.

___________________

Holaa chicas que tal? 
Bueno pos akii vengo con otro One Shot de Harry... espero que os haya gustadoo! Intentare subir la segunda parte en maximo una semana! pero ya sabeis como es el insti, así que no os prometo nada.
PORFAVOR: dejad un comentaro aunque diga: me ha gustado, o que ponga: siguente parte! 
Es para que sepa que seguis allí

Pasaros por mi nueva novela, es de 1D. Tiene solo 1 lectora y eestoy muy deprimida :(
www.queridodiario-onedirection.blogspot.com