miércoles, 9 de enero de 2013

Liam Payne "Mi mejor amigo"


¡Te odio! - grito desesperada – ¡Jamás me has querido! ¡Tan solo he sido una carga para ti! ¡Ojala hubieses muerto tu y no papá!
- ¿Y con quien te vas a ir? No tienes a nadie Mercè – dice ella bajando por las escaleras.
- ¡Es mentira! - grito yo – ¡Tengo a Liam!
- ¿Liam? Es cantante ese de aquel grupo de pacotilla. ¿Cuando hace que no te habla?
- Eso no tiene nada que ver – digo, aunque hace dos meses que no veo a Liam, no hemos parado de hablar. El es mi mejor amigo. Es como el hermano que nunca tuve.
Cojo mis dos maletas donde he guardado todo lo necesario. Hace tiempo que la tenía hecha, porque sabía que llegaría el momento en que ya no podría más.
Salgo de casa, y detrás oigo los estridentes gritos de mi madre. No se ni porque mu tuvo, si en realidad nunca me ha querido.
- Mierda – susurro cuando veo como me empiezo a mojar.
Voy corriendo a una cafetería muy cercana. Nando's. Me encanta ese sitio. Me pido un capuchino, y mientras voy al baño a cambiarme. Suerte que me me ocurrió irme de casa con maletas porque si no ya me veía pidiendo un taxi para que me llevara a la casa de Liam en ropa interior. Si no recuerdo mal, en las revistas me pareció leer que vive con todo su grupo. Bueno al menos podre hacerles una visita. No pretendo quedarme en casa de Liam, pero de seguro que me va a obligar.


Flashback

Estábamos Liam y yo, con mis familiares en el funeral de mi padre. Lo estaban enterrando en ese preciso instante, y yo no podía hacer nada más que llorar en el hombro de Liam. Por aquel momento yo era más alta que él. Yo tenía once años, y el doce, pero aún no había dado el estirón.
Cuando toda la familia empezó a irse, mi madre se acercó a mi, y por primera vez en mi vida me pegó.
- ¡Todo esto es culpa tuya! - me grito, y se fue corriendo de allí.
- Tranquila Mercè – me decía él acariciándome el pelo, mientras los dos estábamos tumbados en la hierba – Te prometo que siempre estaré a tu lado.
- Liam tengo miedo de que algún día tenga que irme de mi casa – le susurré con voz rota.
- Entonces te vendrás a la mía. Y nunca aceptaría un “no” por respuesta.
- Gracias Liam – susurré mientras mi ojos se cerraban – Eres el mejor amigo que he tenido nunca.
Entonces cerré los ojos, y Liam también. Nos quedamos dormidos en el cementerio, y cada vez que lo recordábamos nos reíamos.

Fin del flashback


Me miro en el espejo y sonrío. Estoy bastante bien. Esa camiseta era una de las favoritas de Liam y me la regaló cuando se fue ha hacer su Tour por todo el mundo con el grupo.
Me hago un moño rápido porque mi pelo ha quedado completamente hecho un desastre con la lluvia, y salgo por la puerta, pero algo, o mejor dicho alguien hace que me choque y caiga al suelo.
- Lo siento – me disculpo rápidamente – Es que yo... No te he visto. De verdad lo siento.
- ¿Mercè? - pregunta una voz que me resulta conocida.
- ¿Nicola? - pregunto mientras me levanto. Entonces veo como se le empiezan a cristalizar los ojos, y al segundo me está abrazando.
- Pensábamos que habías muerto – exclama.
- ¿Que había muerto? - digo confusa con una sonrisa.
- Tu madre nos dijo que te mataste después de la muerte de tu padre. Justo cuando Liam empezó con el grupo.
- Nicola cuando éramos pequeñas te dije que nunca hicieras caso de lo que dijera mi madre – digo yo – Me he ido de casa – murmuro.
- ¡Te puedes venir a la nuestra! Liam estará más que feliz al saber que su mejor amiga a vuelto. Por cierto... ¡Cuanto has crecido! Si no me equivoco ahora debes de tener unos... dieciocho, ¿verdad?
- Exacto. Uno más que Liam – digo con una sonrisa.
- ¡Vamos rápido a casa de Liam!
Me sube a un coche amarillo. Creo que es un ferrari. No hablamos en todo el camino, pero ella tiene una sonrisa en la cara durante todo el rato, hasta que aparca el coche.
- Liam vive aquí con sus amigos. Nosotros vivimos a dos calles de aquí. Si necesitas algo dímelo – dice guiñándome un ojo.
Cojo las maletas del maletero del coche y me paseo por el gran camino hasta llegar a la puerta de la casa. Cojo aire y llamo al timbre. Empieza a sonar la sirena de un coche, y hasta que un chico de rizos con los ojos turquesas me abre la puerta con una sonrisa.
- Vaya, vaya... que yo sepa no es mi cumpleaños – dice con una sonrisa pícara.
- ¿Vive aquí Liam? - digo yo ignorando su comentario.
- Si pasa – dice sorprendido. Él se lleva las manos a la boca y grita – ¡Liam un pivon ha venido a verte!   
Sonrío involuntariamente, y en ese momento oigo como bajan las escaleras y veo a mi mejor amigo bajando por las escaleras, el cual cuando me ve, hace como si chocase con una pared y cae el suelo.
- ¿Mercè? - digo incorporándose rápidamente.
- Hola Liam – digo, y en un momento me veo envuelta en sus brazos.
- ¿Tu eres la famosa Mercè? - dice el chico de rizos.
- Supongo que si – digo con una sonrisa tímida.
- Liam no ha parado de hablar de ti, pero por lo que entendí estabas muerta...
- Hazza porque no te vas – murmura Liam entre dientes.
- Ya voy – dice él – Por cierto, me llamo Harry guapa.
Entonces mueve sus rizos con un movimiento de cabeza y entra por la puerta, que creo que es la cocina. Vuelvo a mirar a Liam que vuelve a abrazarme.
- Creí que habías muerto – susurra en mi oído.
- Mi madre os mintió a todos – digo estrechándolo más a mi – Te he echado mucho de menos Liam – susurro – ¿Como te ha ido el Tour? Por esa cara creo que tienes a alguien – digo con una sonrisa.
- Bueno, tengo una amiga – dice haciendo comillas en el aire – Se llama Danielle.
- ¿Peazer? - pregunto.
- ¡Si! - grita con una sonrisa – ¿Las revistas?
- El periódico – digo yo.
- No es por parecer borde pero, ¿que haces aquí? - dice aún riendo.
- Me he ido de casa – susurro algo triste.
- ¿Te acuerdas de lo que te dije aquella vez en el cementerio?
- Claro que me acuerdo. Como olvidar algo así – digo escondiendo mi cara en su pecho.
- Entonces decidido, ¿verdad?
- ¿El que? - pregunto confusa.
- Que te quedar en nuestra casa – dice él.
- No – digo negándome – Eso si que no. Tu vives aquí con tus amigos y yo no quiero acoplarme. Me iré a algún hotel o algo. Solo he venido a saludarte.
- Ni hablar. ¡Chicos! - dice con la mano en la boca.
Entonces se oyen unos ruidos, como si de jugadores de ruby se tratara, y bajan tres chicos del piso de arriba. Uno moreno lleva una hamburguesa en la mano y otro castaño con ojos azules que lleva un batido. Los persigue un chico rubio con cara de muy enfadado. Entonces se paran cuando me ven y Harry sale de la cocina.
- Chicos, ¿que os parece que se quede esta chica, que en modestia, es mi mejor amiga, se quede aquí a vivir?
- Yo des de que le abrí la puerta tiene mi tic de aprobación – dice Harry.
- ¿Zayn? - pregunta Liam al que lleva la hamburguesa en la mano.
- A mi me parece perfecto. Mientras no acapare los espejos.
- ¿Lou?
- ¿Te gustan las zanahorias? - me pregunta acercándose a mi.
- Claro, están buenísimas.
- Entonces me parece bien – dice con una sonrisa.
- ¿Nialler?
- Mientras no se coma toda la comida – dice riendo.
- ¡Genial! Decidido. Te quedas a vivir aquí.
- Pero Liam, eso no es tan fácil... - empiezo pero al ver su mirada se que no voy a poder hacer nada – Está bien – digo con una sonrisa.
- ¡Bien! - dice levantando los brazos.
Entonces me abraza y vuelvo a sentirme protegida después de dos años sin verle.
- ¿No me dejaras nunca verdad? - pregunto asustada por su respuesta.
- Nunca – dice él con una sonrisa.

________________________

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Mercè!!!!!!!!!!!! ESTE CAPITULO VA POR TI!!! jajaja
Gracias chicas por todo vuestro apoyo <3 <3 

Besos!!
MarinaXX

miércoles, 2 de enero de 2013

Harry Styles "Un destino cruel"



Paso por su lado en la cafetería y lo miro de reojo. El sigue con esa rubia oxigenada, haciendo como si nunca hubiese pasado nada. ¡¿Como puede tener tanta cara?!, pienso yo. Es decir, ya se que no me visto como las rubias tan increíbles de mi colegio. No soy de esas que se pasan horas y horas delante del espejo intentando con seguir en conjunto ideal para impresionar al chico al que quieren. Nunca en mi vida he llevado ninguna minifaldas o algún vestidos. Solo cuando era pequeña, pero cuando descubrí las sudaderas, nada me hizo cambiar de opinión. Siempre llevo sudaderas. Pero ese tampoco es ningún criterio para acostarse conmigo y después ignorarme.
Los sigo mirando. Es decir, ¿porque me molesta? Harry y yo acordamos que nada de sentimientos. Solo para echarnos un polvo, pero apuesto lo que sea a que si yo fuera allí a interrumpir, el seguramente me mandaría a la mierda, mientras que cuando yo hablo con Niall, o con otro de mis mejores amigos, Zayn, o incluso cuando estoy quedando para hacer un trabajo para clase, él viene y espanta a todo el mundo.
Es más raro que un perro verde. No hay quien lo entienda, pero al fin y al cabo, es un chico, y ¿que clase de ser humano entiende a los chicos
- ¡Leah! – grita alguien mi nombre. Me giro, aunque reconocería aquella voz a kilómetros de distancia- Hola Niall – murmuro.
- Tengo que decirte algo, pero me tienes que prometer que no se lo dirás a nadie.
- Claro cuenta – digo poniéndome la capucha de la sudadera, girándome y empezando a guardar los libros en la taquilla roja del colegio.
- Tiene que ser algo más fuerte que eso. Promesa de mejores amigos – dice Niall cogiéndome de los hombros y girándome.
- Promesa de mejores amigos – digo sonriendo mientras le extiendo el meñique, y el lo enreda con el suyo. Niall hace que me olvide de todos mi problemas – Prometo que no diré nada de lo que me digas.
- Pues... – empieza Niall y en ese momento me pongo seria.
- ¡¿Como es que te has acostado con Harry Styles y no me lo has dicho?! – grita mi mejor amiga Lena apareciendo y cortando a Niall.
- ¿Como lo sabéis? - pregunto con los ojos muy abiertos y algo confusa.
- Bueno, eso es lo que quería explicarte – dice mi mejor amigo. – Harry te... bueno.... os grabó mientras os acostabais para poder ganar una apuesta. Solo lo ha visto su mejor amigo, nadie más. Lo siento Leah – me dice él con la cabeza gacha. Niall es uno de los mejores amigos de Harry y ahora se siente mal, porque siempre me dice que es buen chico.
No hago nada. La verdad no tengo palabras. ¡¿Una apuesta?! ¡¿Y encima lo gravó todo?! Este niño es para matarlo.
- ¡¿Que ha hecho que?! - grito.
No espero a que mis amigos me contesten. ¡¿Para que?!. Voy corriendo a la mesa de Harry donde está medio dándose el lote con Melanie, la rubia oxigenada.
Esta esta en la falda de Harry mientras lo come la boca, y tiene las manos alrededor de su cuello mientras juega con sus rizos. Él, tiene una mano por dentro de la camiseta de Melanie, mientras que la otra recorre sus piernas una y otra vez.
No se porque pero esa sensación me provoca asco, aún así, no me detengo y sigo mi camino hasta llegar a su lado. Cojo a Melanie de los pelos
- ¡Tu Harry! – grito y media cafetería se nos queda mirando.
- ¿Quieres algo preciosa? - me dice Harry con su estúpida sonrisa, y retirándose unos rizos de la frente mientras se muerde el labio inferior y me mira de arriba a bajo sin ninguna discreción en absoluto.
- ¿Puedo hablar contigo, Harry? - pregunto.
- Claro preciosa – me dice apartando a Melanie con brusquedad – Ahora vengo.
- No tardes amor – le dice ella.
Cojo a Harry de la muñeca y tiro de él, hasta llevarlo al cuarto del conserje. Él me mira con una sonrisa pícara. Creo que espera otra cosa.
- Preciosa, si querías que lo repitiésemos, me lo hubieses dicho.
- ¿Porque lo has hecho? - pregunto.
- Veo que Niall es un buen amigo – me dice riendo.
- ¿Que significa eso?
- No he gravado nada Leah – me dice acercándose a mi, mientras que yo doy un paso hacia atrás.
- Él no me ha dicho eso.
- Yo le dije que te lo dijese porque necesito hablar contigo.
- ¿Y para eso se tenia que enterar toda la escuela?
- Si no no hubiese podido hablar – confiesa riendo.
- Tienes razón – digo mientras me alejo porque él a avanzado, pero lamentablemente me choco contra la pared.
- ¿Porque te alejas? - dice con una sonrisa.
- No me alejo – digo intentando abrir la puerta, pero él pone una mano encima de la mía, haciendo que quedemos más cerca, y evitando que pueda girar el pomo de la puerta – Harry dejame salir de aquí.
- No hasta que me escuches Leah – dice poniendo su otra mano en mi cintura y acercándome a él de tal manera que nuestros labios se rozan.
- Que si que te escucho, te perdono y te compro un toro si quieres también, pero dejame salir.
- No eres como las demás Leah – dice mirándome a los ojos.
- Eso se lo dices a todas Harry. ¿Te crees que soy estúpida?
- Leah dejame como mínimo.
- No, y ahora dejame salir de aquí o te denuncio por acoso – digo intentando abrir la puerta.
- Vale, lárgate de aquí – dice él.
Harry abre la puerta, sale, y la vuelve a cerrar dando un gran portazo. Crío estúpido. Mujeriego sin sentimientos. Inhumano pienso mientras salo por la puerta.
- ¡Leah! ¡Leah! - oigo la voz de Lena y Niall.
- ¡¿Que?! - me giro bruscamente.
- Harry ha tenido un accidente.


Dos horas después...

Después de la noticia de Harry, no volví a ver a Niall, Zayn, Liam o Louis en todo el rato. Ellos cuatro son sus mejores amigos. Cuando Niall me lo dijo, sentí la extraña necesidad de ir al hospital, pero Niall no me dejó. Me dijo que Lena me llevaría cuando acabaran las clases.
- ¡Lena vamos! ¡Harry está en hospital! - digo para que conduzca más rápido.
- Ya voy pesada. A demás, ¡¿A ti que te importa?! ¡Si ni siquiera te cae bien!
No respondo, principalmente porque tiene razón. Siempre le he dicho a Lena que Harry me caía muy mal, pero no se porque no puedo evitar preocuparme.
Lena, ¡por fin! Llega al hospital, y bajo lo más rápido que puedo del coche para dirigirme a secretaría y preguntar por Harry.
- Harry Edward Styles Cox – dice la mujer – Salía corriendo del instituto cuando un camión se lo llevó por delante. Cuando llegó la ambulancia no paraba de decir cosas sin sentido, pero solo entendimos un: Te quiero Leah, por favor sal conmigo, y más tarde de camino aquí, no paraba de repetir el nombre de Leah – me dice la mujer, y sonrío involuntariamente mientras el corazón empieza a latir me muy fuerte – Tiene una fuerte contusión en el cerebro, y ahora mismo está en coma. No sabemos si despertará, pero si lo hace, posiblemente haya perdido la memoria.
- Si... - empiezo yo con voz entrecortada – Si Harry pierde la memoria... ¿la recuperará algún día?
- Lo más probable es que no. habitación 703 – me dice, y me hace una señal.
Subo corriendo por las escaleras hasta el séptimo piso, y busco con desesperación la habitación 703 cuando veo a Niall entrando en una, así que lo sigo corriendo y abro la puerta de golpe.
- ¿Leah? - dicen los cuatro amigos de Harry a la vez.
- ¿Como está Harry?
- Supongo que la enfermera ya te habrá contado, ¿verdad? - me pregunta Niall mientras que los demás me miran con odio.
- ¿Pero por que salió así?
- Por tu culpa niña malcriada – me dice Zayn.
- Zayn dilo más suave – le susurra Niall por lo bajo, pero logro oírlo.
- ¿Culpa mía? ¡Yo no he hecho nada! - me defiendo.
- Si, si que has hecho Leah – dice Louis – Harry te quiere. Y tu no lo creías.
- Él tubo que salir de lo frustrado que estaba, y fue cuando el camión lo arroyó – dice Liam.
- Pero no lo hice adrede.
- Lo sabemos Leah. Lo sabemos – dice Zayn – Sentimos haber sido así.
- No pasa nada – digo sonriendo.
Nos callamos, y no hablamos hasta que una voz ronca e increíblemente sexy llama mi nombre. No se oye prácticamente, pero es lo suficientemente alto para que lo pueda oír.
- Leah...
- ¡Harry! - me acerco corriendo a la camilla – Lo siento mucho, siento no haberte creído de verdad.
- Leah deja que hable yo – casi no puedo oírle – Leah te amo. Si hacía todo eso era solo para ponerte celosa y yo lo siento... - dice a la vez que su voz se apaga y va cerrando los ojos.
- ¡Harry no me dejes! ¡Harry joder no ahora! Te amo... - susurro, y cojo su mano. Él me la aprieta, pero al cabo de unos minutos se afloja, y suena un pitido de fondo – ¡No! - suelto el chillido más grande de toda mi vida, y los médicos y los chicos entran.
- Lo siento chicos – dice él médico – Ha sido fuerte...
- …Pero no lo suficiente – concluye Zayn.
- Por favor iros fuera – nos dice él médico y obedecemos.
- Yo lo quería – digo sentándome en una de las sillas.
Pero en seguida me levanto cuando veo que los médicos dejan libre la habitación de Harry. Él está tapado con una manta, y empiezo a pensar que puedo hacer cuando veo unas jeringuillas para las personas que necesitan más azúcar.
Soy diabética. Mi cuerpo no quema suficiente azúcar y me inyectan jeringuillas para reducirlo, no para aumentarlos.
- Eso es lo que haré – susurro cogiendo una jeringuilla e inyectándome la en el brazo.
Siento como todo el cuerpo me empieza a sudar y empiezo a marearme.
- Te amo Harry – digo para seguidamente caer al suelo.
Lo único bueno de todo esto es que volveré a estar con la persona que más quiero en este mundo aunque no em había dado cuenta hasta hace poco.

________________________________________

Bueno chicas... ¿que os ha parecido? Un poquito triste la verdad jajaja pero no todo acaba bien siempre

PD: gracias a todas a las que les gusta el blog, a las que no les gusta también, y a las que comentan. ¡Sois geniales de verdad!

Besos!!
MarinaXX

martes, 1 de enero de 2013

Necesito un favor

Chicas por favor pasaros por la novela de mi mejor amiga: entredosamores1d.blogspot.com
Es de One Direction, pero también sale Alex Pettyfer que está bueníssimo jajaja

One Direction:































Alex Pettyfer:
















Mi amiga se llama Cristina y está empezando ahora mismo. La novela está muy bien (y yo soy la prota jajaja) Pues eso que os pido por favor que os paséis y le digáis que tal esta.

Gracias chicas <3


Besos!!
Marina


PD: estoy teniendo problemas con el OpenOffice del ordenador y no se me abre, así que no se cuando podré subir One Shot. Lo siento mucho y espero que lo entendais.
PD2: Muchas gracias a todas las que comentais y que me apoyais, porque sin vosotros no sería posible todo esto.

FELIZ 2013

Chicas hago esta entrada para desearlos una buena entrada al año nuevo. Que todos los propositos y sueños que tenéis para hacer se cumplan



Besos!!
Marina