domingo, 20 de octubre de 2013

Harry Styles "La fotógrafa" Parte 1/2

- Papá no quiero hacerlo - dije sentándome en la cama y cruzándome de brazos - Es tu trabajo no el mío.
- Megan no puedo hacer nada. No quieres estudiar, vale. No estudies. Pero tienes que trabajar. Y si no eres tu la que se busca el trabajo te lo buscaré yo.
- No voy a ir.
- ¿Tu quieres seguir recibiendo tu paga? - asentí - Pues te quiero de aquí una hora en las empresas Cowell. No faltes. Que yo sea el jefe no quiere decir que te puedas tomar todos los lujos que tu quieras.
- Vale - dije secamente.
Mi padre, Simon Cowell, salió por la puerta, y yo me dirigí a mi armario para buscar algo que ponerme. Siempre había sido buena en la fotografía, por eso mi padre me había pedido que trabajase para él y para su estúpido grupo de música One Direction durante todo el año. En un principio me negué rotundamente, pero después de pensar y pensar, me dí cuenta de que no podía competir contra mi padre para que no me obligase.
Escogí algo senzillo que ponerme, cogí mi cámara y me dirigí a las mundialmente famosas empresas de mi padre.
Empresas Cowell
¿Orignial, verdad?
Sin despedirme de nadie y con el móvil cargado al 100% me dirigí hacía las empresas de mi padre, andando. Mi relación con mi padre nunca había sido la mejor, ya que cuando yo nací mi madre murió en el parto. Estaba segura de que mi padre me culpaba por eso todos los días de nuestra vida.
Llegué a la empresa de mi padre antes de tiempo, y sin pedirle ayuda a nadie caminé hasta la sala de fotografía. Mi padre me había dejado allí una cámara con la que trabajar, pero yo prefería la mía.
Se escucharon unas risas de fondo, pero ni me giré. Tampoco quería estar aquí, así que no quería ser amable con nadie.
- ¿Y cuando pusimos el cubo de agua encima de la puerta y cuando Paul la abrió se le calló encima y...? - decía una voz demasiado ronca y sexy que hizo que me girase para encontrarme a un chico de rulos junto con otros cuatro más - ¿Quien eres?
- ¿Quien eres tu?
- Yo he preguntado primero - dijo el chico de los rulos.
- Y yo segunda, ¿eso que tiene que ver? - le dije volviendo a mi labor.
- Soy Harry. Harry Styles. Y tu por lo que veo, una suertuda por trabajar aquí.

- Cariño, no sabes lo que estás diciendo. Me llamo Megan. Megan Cowell. La hija menor de vuestro jefe.
La cara de los cinco sexis chicos fue un gran poema para mi, pero la que más gracia me hizo fue la del chico de rulos. Sonreí, y continué limpiando mi camara.
Cuando me giré para empezar ví que todos se habían quedado impresionados porque fuese la hija de Simon Cowell. La verdad es que mi padre y yo no nos parecíamos en nada. Yo era la viva imagen de mi madre. Al menos, había podido comprobar eso de las fotos.
- ¿Y bien? ¿Empezamos? - dije sacándolos de tu trance.
- C-claro - dice uno de pelo y piel más oscura - Soy Zayn Malik, y estos son Louis Tomlinson - dijo señalando a un chico de ojos azules y pelo castaño - Liam Payne - me presentó a un chico de pelo castaño y ojos marrones - Y el último es nuestro irandés, Niall Horan- El tal Niall era rubio con unos ojos azules que me dejaron un poco en shock - Y a Harry Styles ya lo conoces.
- Entcantada de conoceros - dije. Empezemos.
- ¿No hay más gente?
- Me gusta trabajar sola. No necesito ayuda de nadie.

Megg, nos ha fallado la modelo. Quiero que te pongas tú con los chicos. Tienes que salir con uno en cada foto y una con los cinco. Luego a ellos les haces unas doce a todos juntos y una por separado a cada uno. ¿Entendido? Usa el temporizador de la cámara, y si ves que no puedes te envio ayuda. Tienes ropa en tu camerino. Es la que quiero que uses para la sesión. No lo estropees.

- Mierda - dije y empecé a teclear.

No necesito tu estúpida ayuda.

Dije que lo haría y lo haré. Les dije a los chicos que esperaran un momento y fuí al camerino a buscar la ropa. Y no la encontré. Es decir, la encontré pero no me iba a poner eso. Más que una camiseta era un mini trozo de tela. ¡Se lo tiene muy creido mi padre si cree que voy a salir en una revista con eso puesto! ¡JÁ!
- Haber chicos, hay cambio de planes - dije llegando hacía ellos.
Les expliqué a los cinco guapos chicos el inconveniente que había, y creo que se alegraron que la otra modelo no tuviese que venir. Según lo que me dijo Niall, era una guarra de cuidado.
- Bien, iros preparando.
Ví como los chicos empezaron a jugar en la alfobra y a tirarse unos cojines que había en el suelo. Solo pude hacer que sonreír.
Les hize una foto que quedó bastante graciosa, y hize unos últimos retoques a mi cámara.
Cuando me dí la vuelta solo encontré a cuatro de ellos.
- ¿Y Harry?
- Ha ido a su camerino. Le ha sonado el teléfono y se ha ido corriendo - explicó si no me equivocaba Zayn.
- ¿Porque no vais a buscarlo?
- Porque cuando Harry se enfada da miedito - confesó el rubio.
- Pues tendré que ir yo.
Camine hacía el camerino de los chicos cuando oí la voz potente del rulitos gritar.
- ¡No te atrevas a hablarme nunca jamás! ¡¿Como pudiste hacer eso?! - gritaba él. Paró de gritar, por lo que supuse que la otra persona estaba hablando - ¡Ojala NUNCA hubieses aparecido en nuestras vidas!
Cortó la llamada. Lo sé porque escuché un llanto, así que abrí poco a poco la puerta.
Levantó la mirada cuando me oyó, y me partió el alma verlo llorar.
- Harry - dije acercandome a el - ¿Estás bien?
- Estoy bien - dijo secándose las lágrimas - Vamos ha hacer la sesión de fotos. No tengo todo el tiempo.


Dos años despues...

Pasaron dos años des de ese incidente con Harry. Mi padre me contrató permanentemente a petición de los chicos. Se habían vuelto necesarios en mi vida. Excepto Harry. Cada día que pasaba, él me ignoraba más que el anterior, y yo a mi cada vez se me partía más el corazón. Me pregunto como se puede amar a alquien que te ignora.
- Ya estoy cansada de tantas tonterías. ¡¿Que coño te pasa?! - le grité un día cuando todos se habían marchado.
- Nada - me contestó. Seco. Como siempre.
- ¿No podemos tener una relación normal? ¡Nos conocemos des de hace dos años y nunca has tenido el valor de decirme nada! ¡¿Tanto me odias?!
- ¡No te odio vale! ¡Solo que llevo año y medio enamorado de ti! ¿Pero sabes que? Que Harry Styles no se enamora, y tu no vas a ser la primera.

___________________

Holaa chicas que tal? 
Bueno pos akii vengo con otro One Shot de Harry... espero que os haya gustadoo! Intentare subir la segunda parte en maximo una semana! pero ya sabeis como es el insti, así que no os prometo nada.
PORFAVOR: dejad un comentaro aunque diga: me ha gustado, o que ponga: siguente parte! 
Es para que sepa que seguis allí

Pasaros por mi nueva novela, es de 1D. Tiene solo 1 lectora y eestoy muy deprimida :(
www.queridodiario-onedirection.blogspot.com

lunes, 7 de octubre de 2013

Zayn Malik "Mi profesor de química" Parte 2, 2/2

El timbre de casa suena, y me sobresalto de golpe por el susto. Son las dos de la mañana. ¿Quien llama a las dos de la mañana?
Me pongo una camiseta que era de Zayn que me cubre hasta medio muslo, ya que duermo en ropa interior. Una mala o buena costumbre que tengo, según como lo veaís vosotras.
Quien quiera que es, sigue aporreando a la puerta, así que corro lo más rápido que puedo y la abro.
-¡¿Que?! - digo y cuando veo quien es se me desfigura la cara.
Es él.
Zayn.
- ¿Za-zayn? - pregunto confusa.
Ha cambiado mucho en estos meses. Se ve más hombre que antes, y se ha cortado el pelo. Se nota que ha estado yendo al gimasio.
- Ash.
Lo siguiente que noto son unos fuertes brazos abrazandome. En seguida respondo al abrazo y me aferro a él como si mi vida dependiera de ello. No hay ningún beso. No lo necesitamos para saber que nos queremos.
- Zayn, o díos mío te he echado tanto de menos - dice mientras lleno su camiseta de lágrimas.
- Cada día se me hacía insoportable. No veía el momento de volver - dice con sus ojos cristalizados.
- ¿Zayn? - oigo la voz de mi padre - ¿Que hace este aquí Clarie? - le grita a mi madre.
- ¡Este se llama Zayn y es mi hijo! ¡Asi que también es tuyo! - grita mi madre - Lo he llamado yo. También es mi hijo así que tengo el derecho a estar con él.
- ¿Quieres que conviva en el mismo techo que mi hija? ¿Tu quieres un nieto? - dice mi padre enfadado.
- ¡Papa basta! ¿Cuando te vas a dar cuenta de que lo quiero más que a nadie?
Las lágrimas botan por si solas de mis ojos y me derrumbo hasta caer al suelo. Noto la mano de Zayn poniéndose en mi hombro.
- Pap... Quiero decir, señor, le prometo que la cuidaré como nadie lo ha hecho nunca.
- Sois todos unos enfermos. ¿Como puedes permitir que tu hijo y tu hija salgan?
- Yo nunca he dicho que lo permitía - dice mi madre y lloro más fuerte - Pero Zayn es mi hijo, y lo quiero a mi lado.

La mañana siguiente amanezco con Zayn a mi lado. No penseis mal, no hicimos nada. Pero a media noche tuve unas pesadillas, y con mi padre no podía ir, con mi madre estaba un pelín enfadada, así que fuí con Zayn.
- Zayn, mi amor, despierta - le dije besándole.
- Me gustaría despertar cada día así. Contigo a mi lado - dice abriendo sus ojos.
- ¿Que vamos ha hacer? - digo incorporandome para mirarlo.
- Solo se que ahora quiero estar contigo. Para siempre Ash - me dice poniendo una mano en mi mejilla.
- No se porque papá se comporta así - digo llorando de nuevo - No somos hermanos, somos hermanastros. Y ya está.
- Entiende también, Ashley tu padre tiene una reputación que mantener, y piensa que compartimos madre así que una parte de familia si que tenemos.
- ¡¿Ahora estás de su parte?! - grito levantándome.
- Ash escucha. Encontraremos una solucion, ¿si?
La puerta suena y la voz de mi padre retumba por la habitación:
- ¿Zayn? ¿Zayn estás allí?
- Mierda - susurro.
- Si si señor. Ahora le abro.
Me caigo de la cama por los nervios e intento no soltar un grito de dolor cuando se me dobla el brazo.
- ¿Zayn?
- Ahora abro señor, me estoy poniendo la ropa.
Zayn se asegura de que estoy bien escondida y va hacía la puerta para abrir a mi padre, que entra lentamente hasta sentarse en la cama.
- ¿Quere algo en especial, señor?
- ¿Porque ahora me llamas de usted? - pregunta mi padre.
- Por todo lo que ha pasado.
- Zayn te dejaré algo muy claro. Quiero a mi hija más que nada en este mundo, y ya te digo yo que no quiero que seas su novia. ¿No lo ves? Eres un desastre. Solo la conducirías por el mal camino, y mi hija vale mucho más que eso. Así que te quiero lejos de ella, ¿me entiendes?
- Pero señor... - intenta replicar Zayn. Por ese momento ya estoy llorando en silencio.
- ¿Entiendes? - repite mi padre, más fuerte y con la voz más seria.
- Si señor - dice Zayn.
- Bien. Pues espero que no se te olvide.
Veo como los pies de mi padre se mueven hasta que llega a la puerta.
- Y Zayn - dice él llamando su atención - Dile a Ashley que salga de debajo de la cama. No soy estúpido.
Mi padre cierra la puerta, y yo salgo de mi "pequeño escondite". Miro a Zayn que tiene los ojos cristalizados.
- Ash, vete - pide él mirando hacía otro lado.
- Zayn no hagas caso a lo que ha dicho. Solo quiere hacerte daño - le digo hacercándome, pero él me evita.
- Ashley largo.
Por eso momento estoy segura que ya no puedo llorar más. Salgo de esa casa corriendo, hasta un paso de cebra. No miro por donde voy y la verdad, tampoco me importa.
- ¡Ashley cuidado! - grita la voz de mi hermanastro.
No me da tiempo ni de levantar la cabeza cuando siento algo fuerte golpearme y todo volverse negro.



- ¿Mamá? - pregunto cuando abro  los ojos.
- Oh Dios mío - dice ella - ¡Ashley!
- ¿Mamá que ha pasado? ¿Estoy muerta? - Lo sé, pregunta rara, pero me dolía todo en este momento.
- No cielo, no estas muerta. Estás en el hospital.
- ¿Que pasó? Solo recuerdo la voz de Zayn - digo tocándome la cabeza.
- Ash, Zayn está en urgencias. Lo están operando. Él... el te empujó para que el coche no te golpeara y chocó contra el coche - dice mi madre llorando.
- ¡¿Como?! - grito intentando levantarme - Mamá tengo qeu saber como esta.
- Ash ahora no te puedes mover, ¿lo entiendes? Tu hermano saldrá de esto no te preocupes. Él es fuerte.
Estuvimos esperando dos horas. Mi padre estaba con los médicos hablando sobre Zayn. En ese momento, un chico moreno, entra en la habitación en una camilla y sedado, seguido por mi padre.
- ¡Zayn! - digo intentando levantarme de nuevo.
- Ashley tranquila. No tardará en despertar.
Y mi padre tiene razón. A los dos minutos, mi hermanastro empieza a mover los ojos hasta que los abre por completo.
- ¿Que ha pasado? ¿Estoy muerto? - dice y sonrío porque ha usado las mismas palabras que yo.
- No cielo, estás en el hospital.
- Zayn - digo llorando.
- Hola Ash - dice el riendo - ¿Como estás?
- ¡Eres estúpido! Podrías  haber muerto, y yo no-no me imagino una vida sin ti.
- Ey, estoy aquí. Contigo.
- Chicos - dice mi padre - He estado pensando en lo que dije, y creo que alguien que se sacrifique para salvar a una persona, es que de verdad la quiere - dice mirando a mi madre.
- ¿Eso quiere decir...? - digo esperanzada.
- Podéis estar juntos. Vuestra felicidad vale más que mi reputación.
Creo que en ese momento mi sonrisa no puede ser más grande, y la de Zayn tampoco.
- ¿Ahora y para siempre? - dice el cogiéndome de la mano.
- Ahora y para siempre, Zayn.